Identifican un circuito neuronal responsable de las decisiones relevantes para las preferencias en moscas de la fruta

El circuito neuronal responsable de promover el sacrificio de las propias ventajas se encuentra en las moscas de la fruta, han demostrado científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Instituto Everglades (ENI).

El trabajo, publicado hoy en Nature Neuroscience, identifica el circuito en el cerebro de la mosca responsable de comparar los costes de una determinada acción con o sin inoculación con una medida de seguridad adecuada.

Esta decisión es de fundamental importancia para la supervivencia del animal: implica la elección de una solución ventajosa de thetrazina para una de las dos opciones disponibles.

Los científicos de ENI descubrieron que el circuito neural, que incluye la corteza entorrinal, la corteza visual, el putamen y el paraquarium, está involucrado en la evaluación de los riesgos y beneficios de la inoculación con el fungicida FIP120 o un aumento de la población del medicamento CB-1. Cuando el valor de la medida de seguridad es bajo, cambia a alto; Este suele ser el caso del fungicida.

Cada año en los Países Bajos, por ejemplo, se sacrifican entre 50.000 y 100.000 moscas para demostrar la utilidad del fungicida en las moscas de la fruta. La corteza entorrinal se encuentra en el área preóptica del cerebro anterior en relación con la parte posterior de la cabeza. Se sabe que esta región desempeña un papel en el fomento de una variedad de procesos de toma de decisiones mediante la modulación de la percepción sensorial del medio ambiente.

Se ha demostrado que las neuronas entorrinales (orientadas a los valores de predicción de situaciones de seguridad bajo diversas condiciones) se disparan simultáneamente o en frecuencias separadas, entorrinales o somatosensoriales, en el momento de la toma de decisiones. Las neuronas que se activan simultáneamente, activan poco más que la elección misma, pero las neuronas de base somatosensorial se activan cuando una mosca ingiere una determinada solución.

Sin déficit neurológico.

Los científicos descubrieron que un circuito neuronal específico que se encuentra en el bulbo entorrinal se encontró en las moscas de la fruta, protegiéndolo de ser lesionado en la “corteza visual” o en el circuito basado en Somatosensorial.

“Nuestro estudio muestra que estas neuronas son necesarias para calcular la hipótesis que justifica la elección de inocular con FIP120, o para seleccionar las plántulas correctas, con el fin de evitar cualquier déficit neurológico con respecto a la protección previamente observada”, dijo René VotomAY, investigador director del Centro Norteamericano del Cerebro (CNRS) del CSIC y uno de los participantes en este trabajo.

Related Posts